ZOOLÓGICOS: PRISIONES PARA ANIMALES SALVAJES

La mejor manera de ver a los animales salvajes es en plena libertad


Podrán estar muy bien diseñados, estratégicamente acondicionados y mostrar un despliegue magnífico de escenarios y criaturas, pero los zoológicos siempre serán prisiones para los animales salvajes. Sin importar que tan asimilados a paisajes naturales parezcan, los zoológicos son espacios artificiales de contención de seres concebidos para la vivir libertad. La condena de inocentes al cautiverio es ridícula e injustificable. Esta práctica refleja la gran capacidad humana de alterar, en ejercicio de un claro poder ECOpresor, los entornos naturales, de trastornar la vida y de reproducir a su antojo, en ciudades o en espacios rurales, muestras degradas de la vida animal.

Cambiar barrotes por espacios incomunicados entre cercas, fosos, paredes, vidrios de seguridad y otras adecuaciones similares para exhibir a los animales cautivos, día a día frente a miles de personas, no hace el cautiverio menos cruel. Normalmente, este tipo de criaturas son tímidas, se ocultan al ver extraños, llevan una vida reservada, les desagrada estar expuestos constantemente y el cambio les resulta incómodo. Sus hermosas prisiones los hacen perder el pudor, les desarraiga sus instintos y los obliga a estar expuestos a ser observados, señalados, escrutados. Como si no fuera suficiente, los visitantes tratan de llamar su atención recurriendo a toda clase de artimañas, a pesar de lo irritante que pueda resultarles a los inocentes que sufres una cadena perpetua. El tormento de un día se junta con el tormento del día siguiente y así sucesivamente hasta formar una cadena infinita de días desgraciados hasta el final de la existencia.

Zoológicos Vs. Circos.


Hace algunos años atrás hubo un gran movimiento en contra de los animales en los actos circenses por el abuso, la mala alimentación, los malos tratos y otras condiciones similares. Los zoológicos, parques marinos y demás lugares cuyos negocios giran en torno a los animales constituyen otra manera de explotación animal. De alguna u otra forma están siendo utilizados para propósitos que escapan a su bienestar o conservación en la naturaleza. En última instancia, un orangután que se balancea entre un neumático, ballenas y delfines que hace piruetas entre una acuario o pingüinos expuestos tras un cristal, son todos parte de un gigantesco circo que los convierte en sombras mustias de su antiguo pasado.

¿Por qué provocamos el encierro de animales?


Estar frente a un oso, un ciervo, un elefante o un león es impresionante. Son imponentes tanto como un gorila de montaña, una guacamaya, un jaguar, un delfín o un cóndor real. Tal vez esa sensación de presenciar seres majestuosos tan cerca, en un ambiente seguro, despierta el deseo tenerlos allí para nuestro deleite, sin pensar muy profundamente en lo egoísta que resulta su confinamiento. El daño que les hacemos es tremendo, similar al que se causa a todos aquellos animales silvestres que se adquieren para tenerlos como mascotas. El comercio ilegal se detendría sin esa demanda que está dispuesta pagar pequeñas fortunas por cada animal exótico puesto a la venta.

¿Qué acciones tomar?


La acción más fácil y efectiva es dejar de ingresar a zoológicos o a cualquier otro lugar de contención antinatural de vida salvaje. Claramente, el negocio se sostiene por la cantidad y variedad de animales en exhibición y esto estimula su captura. Por eso, si de los planes turísticos, educacionales, culturales, o como se les quiera llamar, excluimos las visitas a las prisiones animales, evitaremos cosas como:

·         La captura y extracción de animales de sus hábitats naturales con los recursos que provienen de las entradas a este tipo de atracciones.

·         El desequilibrio de las especies en los entornos afectados.

·         El cautiverio de inocentes.

·         Fomentar la idea de que el encierro, cualquiera sea, es humano o benévolo.

Otras cosas que podemos hacer es abstenernos de comprar en sus tiendas, de adquirir sus productos en línea, de hacer donaciones para su sostenimiento.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *