DESECHOS ELECTRÓNICOS: CONTROLEMOS ESTOS MATERIALES ALTAMENTE CONTAMINANTES


Los desechos electrónicos son supremamente tóxicos para el planeta. La navidad, además del ambiente de celebración, unión y espiritualidad, conlleva el intercambio de infinidad de regalos y es una época que inspira renovación por la vecindad con el año que está por empezar. Todo este ambiente motiva una avalancha de compras y, particularmente, la adquisición de toda clase de productos electrónicos. La parte compleja viene con el poder ECOpresor de con los desechos de aquellos bienes que dejaremos de utilizar o que consideramos obsoletos. Su inadecuada disposición resulta devastadora para los entornos que son trastocados por la inconciencia. Por lo mismo, la invitación es a disfrutar de todas las cosas nuevas sin causar impacto negativo en el planeta.

¿Cuál es el impacto de los desechos electrónicos?


Contaminación
Electrodomésticos desechados

Todo dispositivo que se alimente con energía eléctrica es un producto electrónico. Desde un juguete, pasando por una lavadora hasta un sofisticado computador son electrónicos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE-OECD) considera como desecho electrónico (e-waste) a todo dispositivo de esta naturaleza cuya vida útil haya culminado. Pues bien, además de vidrios, plásticos y metales que conforman la estructura de los aparatos electrónicos, están otros componentes más complejos como los sistemas de cableado, circuitos y otros elementos muy tóxicos. Un listado breve de estos últimos nos permite ver de qué están hechos:

Todos esos componentes, individualmente considerados, son muy dañinos, y juntos forman un peligroso coctel. Lo grave es que ese coctel ya está armando y circula por medios aéreos, terrestres y acuáticos. Afectan todas las formas de vida, pues tienen la capacidad de producir daños cerebrales, así como alteraciones en los sistemas nervioso, circulatorio, reproductivo, respiratorio, renal y óseo. Aqueja a humanos y, silenciosamente, a las demás especies vivas del planeta. El trastorno a la vida es devastador. Por esta razón debemos asegurar que aquello que compramos o recibimos como presente y luego desechamos sea adecuadamente tratado para que su impacto sobre el medio ambiente, sobre nosotros, sea igual a cero. De lo contrario, continuaremos embarcados en una misión suicida, porque nos estamos auto envenenando, y, a la vez, exterminadora, porque estamos arrasando con los varios ecosistemas que soportan la vida.

Completemos el Ciclo y el Reciclaje


El planeta no soporta más basura ni desechos electrónicos inadecuadamente tratados. Ahora resulta de lo más común y cotidiano encontrar espacios urbanos, rurales y salvajes con diversos grados de afectación. Nos hemos acostumbrado a respirar aire contaminado, a consumir alimentos que incorporan tóxicos derivados de actividad humana y a beber agua y otros líquidos de contenedores que tardan siglos en degradarse. Sí, nos estamos habituando a convivir con los efectos nocivos de las miles de toneladas de basura que diariamente producimos.

Es momento de completar el ciclo del reciclaje. A nivel personal, familiar, organizacional y de comunidades debemos idear sistemas para que la basura tenga impacto neutro. En este sentido hay dos tareas fundamentales: llegar al punto en que no se contamine más y compensar el daño. En este momento la humanidad está lejos de alcanzar esas metas. Pero, realmente, el cambio comienza desde lo personal. No esperemos a que otros hagan lo que cada uno de nosotros, como personas y seres conscientes, podemos comenzar a hacer desde nuestros hogares o desde nuestros lugares de trabajo. Completemos el ciclo del reciclaje, de la no contaminación, de la compensación.

¿Cómo ayudar?


En estas fiestas tengamos cuidado con los envoltorios plásticos, con el papel, con los productos electrónicos que botamos, con las baterías que descartamos. Asegurémonos de no contaminar más los ecosistemas con los desechos electrónicos y demás basura contaminante que pasa por nuestras manos.

Felices fiestas y disfruten sus regalos con la tranquilidad de que no le causarán daño al planeta, a los animales, a otras personas, a uno mismo.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *