ECOpresor

Semanalmente, a través de este blog, se viene acuñando el término “ECOpresor” para señalar la llegada de un cambio dramático en nuestro planeta. Se trata de “… la hostilidad avasalladora (opresora) del medio ambiente, inducida o potenciada por la actividad humana, en contra de la integridad de los seres vivos.” Hoy profundizaremos sobre el significado de ECOpresor.

La Huella Humana


Tomar sin compensar o sin permitir que el tiempo sea suficiente para que la naturaleza se recomponga, es la práctica más característica del poder ECOpresor. En vez de a personas, gobiernos, entidades o corporaciones, la compensación supone que aquello que se toma sea devuelto  a la naturaleza en similares proporciones. Si alguien toma un árbol de un bosque debe compensar para no crear desequilibrios. De esta manera, quien necesite un árbol en el futuro, sea una persona, un ave, un simio o un felino, podrá tomarlo o utilizarlo en condiciones parecidas. La compensación no se da necesariamente uno a uno sino asegurando que las condiciones para la conservación de los hábitats se mantengan. Esto, evidentemente, no curre. En términos de la naturaleza, la huella humana ha sido, hasta el momento, devastadora, implacable.


La Sexta Extinción Masiva

El poder ECOpresor se ha manifestado de diversas maneras durante los últimos siglos. Una gran muestra de ello es que por primera vez en la historia y en la prehistoria del mundo, tal y como lo conocemos, una especie del planeta, la humana, está provocando directamente la sexta la extinción masiva de las más increíbles formas de vida manifestadas en el universo entero.

Las cinco extinciones masivas anteriores, según estudios científicos, tuvieron como causa fenómenos naturales:

  1. Hace 440 millones de años fenómenos geológicos causaron el derretimiento de los glaciares e incrementaron el nivel de los océanos.
  2. Hace 360 millones años fenómenos naturales crearon grandes glaciaciones que hicieron bajar las temperaturas y disminuyeron los niveles del mar.
  3. Hace 250 millones de años se extinguió el 95 de las especies, esbozándose dos teorías: la del impacto de un gigantesco asteroide contra el planeta y la de una gran erupción volcánica que alteró significativamente los niveles de oxígeno en la atmósfera.
  4. Hace 210 millones de años se produjo otra gran extinción masiva cuyas causas no ha sido claramente determinadas. Se cree que también hubo incidencia volcánica con grandes flujos de lava que pudo elevar la temperatura de la tierra, afectando la vida.
  5. Hace 65 millones de años ocurrió la que produjo la extinción de los dinosaurios, entre otras muchas especies biológicas, atribuida principalmente al impacto de un asteroide en la península de Yucatán.

La sexta extinción masiva comenzó pausadamente, casi de forma imperceptible, y sus causas han venido creciendo sistemáticamente durante los dos últimos siglos por cuenta de la actividad humana que altera las invaluables fuentes de vida. El gran problema consiste en que las alteraciones que causamos los humanos para prosperar se mantienen en el tiempo hasta provocar la ruina. No se toman medidas suficientes de contención, restauración o compensación. Tampoco se respetan límites bien sean naturales, elaborados por legisladores o supervisados por las autoridades. La voracidad humana continúa arrasando fauna y flora debido a que no respetamos los mandatos de la naturaleza. Estamos en medio de la sexta extinción masiva de especies, mantenemos nuestras rutinas antinaturales y, a pesar de una supuesta gran consciencia sobre lo que estamos provocando, hasta la fecha ha sido imposible detener el aumento el poder ECOpresor. Éste se está tornando en contra de la misma humanidad que lo creó y que día a día lo alienta y lo magnifica.

Evidencia del Poder ECOpresor


La Evidencia del poder ECOpresor está dada por las mismas actividades ECopresoras. Tres de las más significativas son:

  • Pescado contaminado. El atún es un pez muy apetecido y bastante popular a nivel mundial. Así como forma parte de la carta de infinidad de restaurantes también se puede conseguir enlatado en los anaqueles de los supermercados con gran facilidad. A la vez, el atún nos hace pensar en la contaminación por mercurio y, prácticamente, se ha convertido en un símbolo del veneno que consumimos con cada bocado. Si esto es cierto para el atún, lo es para la demás fauna marina que vive y muere en las mismas aguas contaminadas, es decir, en todos los océanos, pues el envenenamiento es global. Haber logrado contaminar esa gigantesca masa de agua ha sido una labor titánica que continúa desarrollándose e incluye ríos, lagos, lagunas. En las fuentes hídricas es común encontrar, además de mercurio, otros metales pesados, así como toda clase de contaminantes químicos.

 

  • Gases efecto invernadero. La cantidad de contaminantes que masivamente terminan en la atmósfera afecta a quienes inhalan estos gases tóxicos mezclados con el aire. Sumado a lo anterior, esta actividad ECOpresora da pie al calentamiento global que tiene la capacidad de alterar todos los ecosistemas. Hemos creado un monstruo que no podemos detener porque lo seguimos cebando. El desmedido consumo de combustibles fósiles, aunado al deterioro de los sumideros, produjo una alteración artificial atmosférica. La misma que pone a la naturaleza y a toda forma de vida que de ella depende en grandes dificultades para sobreponerse.

 

  • Sobrepoblación mundial. El crecimiento desbordado e irresponsable de la población mundial posa uno de los mayores desequilibrios del planeta. La mayoría de las personas viven en condiciones de pobreza y la vida de los cientos de millones que subsisten en pobreza extrema, a todas luces, es dolorosa. No basta con detener el crecimiento poblacional, la solución radica en disminuir el número de habitantes mediante la educación, la planificación y, principalmete, sobre la base de una gran consciencia mundial que se alinee con los principios y dictados de la naturaleza. Esta debe ser la consigna, pues la opción que plantea Stephen Hawking de evacuar el planeta en un periodo de 30 años debido al cambio climático, a la superpoblación y al agotamiento de los recursos naturales es francamente ridícula. De ninguna manera me opongo a los avances de la ciencia ni al progreso ni a la exploración de nuevos mundos, pero la tierra es nuestro hogar y, naturalmente, pertenecemos a ella.

Nuestro Hogar, Nuestra Casa: La Tierra

Es hora de poner a nuestra casa en orden, de limpiar el desastre y de plantear soluciones reales a problemas críticos. La humanidad no puede seguir reproduciéndose como lo hacen los conejos y actuar como un virus que se apodera de un organismo hasta destruirlo y pasar al siguiente.

Los humanos pertenecemos a una raza privilegiada, poseemos el uso de la razón, creamos herramientas con las que podemos superar limitaciones físicas, formamos parte de sociedades que traspasan el conocimiento a sus descendientes gracias a que conservamos nuestra memoria histórica y podemos moldear el mundo que nos rodea. Por todo esto, la mejor propuesta de uno de los científicos más reconocidos del mundo no puede ser la de abandonar el planeta. Es tan irresponsable como el hombre que, desatendiendo sus obligaciones, abandona a una mujer cuando conoce que está embarazada.

Stephen, ¡vamos a luchar por nuestro hogar! Así que más bien utilice su gran genialidad para hacer una propuesta mejor que la de “abandonar el planeta.”

Please follow and like us: